domingo, 26 de junio de 2016

Introducción al Arte Prehistórico


ARTE PREHISTÓRICO

Arte prehistórico; Buscando el origen...
Arte prehistórico:
Una serie de cataclismos naturales permitieron que el humano diera paso a una nueva especie; El CroMagnon.
Obligado a adaptarse a nuevas exigencias para la supervivencia, tuvo que agudizar su sentido de observación. Gracias a esto, se dieron los comienzos del arte.
Lo difícil se encuentra en entender con que finalidad se comenzó.
Hay dos formas para analizar el arte; iconografía (analiza todo lo tangible), y la iconología (analiza la parte intangible y literaria).
Las dos son necesarias para su entendimiento, pero se puede decir que la iconología nos permite acercarnos más a los verdaderos fines de cada obra.
En el arte prehistórico no hay documentos iconológicos, es por esto que es tan difícil estudiarla. Consecuentemente, lo que sabemos de él esta basado en el desarrollo de hipótesis y teorías no comprobadas.
Para entender la hipótesis más aceptada sobre el origen del arte, tenemos que percatarnos de la forma en que nosotros apreciamos una imagen.
Sugiero que intenten tomar alguna foto de algún ser querido y la quemen. A pesar de que sabemos que estamos quemando un trozo de papel, no nos sentimos bien haciendo esto, y le conferimos a la imagen cierto poder dentro de la realidad.
Así es que el hombre siempre le ha dado a la imagen un poder mágico.
Debido a esto se cree que las pinturas rupestres fueron realizadas con fines mágicos sobre la caza, sintiendo un poder mayor en los animales al predecir lo que debía suceder a través de una imagen.
Pero no siempre tuvo fines sobre la cacería, sino también en la siembra. En base a esto podemos dividir el arte prehistórico…
En el paleolítico encontramos imágenes y herramientas en las que solo se muestra al hombre. Esto quiere decir que era una sociedad patriarcal.
El paso de la vida nómada a la sedentaria hizo que se desarrollara la agricultura, una vida más estable, y sobre todo, que la figura femenina reluciera. Esto se puede apreciar en La Venus de Willendorf. Una figura que puede tener una connotación sobre el origen del mundo, y también sobre la siembra, como ya había dicho, otorgándole un poder mágico.


Venus de Willendrof

En su estricta definición se considera arte  prehistórico a aquel que se dio antes de la existencia de la escritura en toda la  extensión del planeta. Esto supone, como es  de imaginar, una heterogeneidad  difícilmente clasificable bajo características  uniformes, como si se tratara de un  movimiento artístico dentro de la historia  del arte. De hecho cabe plantearse la  pregunta de a partir de qué momento  comenzó a existir un arte prehistórico y  cuáles son aquellas manifestaciones que  debemos analizar como tal.

Pues bien, la producción del hombre  prehistórico, por lo menos la encontrada y  conservada, se encuentra representada por  objetos en su mayoría portadores de una  utilidad, ya sea doméstica o religiosa: herramientas, armas o figuras con una  simbología específica. Sin embargo, el  estudio y comparación de los mismos, ha  permitido corroborar que ya entonces existían  nociones de técnica, habilidad y diseño  aunque el concepto de arte no pueda  separarse, en casi ningún caso, de los de  funcionalidad y religión.

El arte prehistórico comenzó en Europa  aproximadamente en el año 25.000 del  período paleolítico (40.000 - 8.000 a.C.),  extendiéndose al mesolítico (8.000 -5.000  a.C.), el neolítico (5.000 - 3.000 a.C.) y la  edad de hierro (3.000 a.C.) en la que  comenzó el arte protohistórico,  caracterizado por manifestaciones artísticas  mucho más concretas. Esto siempre con  respecto a Europa, no olvidemos que en  Oriente, a partir del 5.000 a.C., ya existían  culturas de un alto grado de civilización,  que ya habían iniciado su historia.

Las zonas de Europa de mayor concentración de restos prehistóricos corresponden a España, el centro y sur de Francia y el sur de Italia. Resalta en importancia, por la cantidad y calidad de los hallazgos, la región francocantábrica, donde se encuentran las famosas cuevas de Castillo, Altamira y Lescaux, entre otras. En estas cavidades se descubrieron una cantidad considerable de pinturas rupestres en buen estado de conservación. Esto se debió, en parte, a la alta densidad demográfica de estas regiones durante el paleolítico medio.


INTRODUCCIÓN ARTE PREHISTÓRICO ESCULTURA

La escultura prehistórica corresponde al llamado arte mobiliar y comprende tanto objetos religiosos y artísticos como utensilios. La temática de esta disciplina no escapó a los conceptos pictóricos: animales y figuras humanas. Los géneros desarrollados fueron la estatuilla y los relieves, tanto en piedras blandas como en arcilla o madera quemada. Los utensilios utilizados para modelar eran líticos, es decir, de piedra, muchos de ellos decorados con asas modeladas como estatuillas.

Las figuras femeninas fueron sin duda más numerosas por su clara relación con el culto a la fecundidad. Todas las encontradas, pertenecientes en su mayoría al período paleolítico (25.000 - 8.000 a. C.), poseen una deliberada desproporción entre sus genitales y los demás miembros del cuerpo, lo que corrobora la teoría de la mujer-madre-naturaleza. Estas estatuillas se conocen entre los especialistas como "Venus esteatopigias". Las más famosas son la "Venus" de Lespuga, en Francia, y la "Venus" de Willendorf, en Austria.


Los relieves repiten los esquemas y motivos de la plástica aunque con la salvedad de que las representaciones suelen ser de mayor tamaño. Una de las características más sobre-salientes de los relieves paleolíticos es que las figuras representadas son verdaderas adaptaciones a las formas naturales de la roca, algo que habrá puesto a prueba la imaginación del artista pero que seguramente le ahorró trabajo en el modelado.
En el período neolítico (5.000 - 3.000 a.C.), el hombre ya conoce el fuego y se ha especializado en la mezcla de materiales, testimonio de ello son las piezas de cerámica cocida en forma de vasos y cazos con decorativas guardas geométricas grabadas en su superficie. A partir de la edad de bronce se alcanzó una gran diversidad en el arte de la cerámica debido a la importancia de las mismas como utensilios domésticos y como medio de transporte de alimentos.




INTRODUCCIÓN ARTE PREHISTÓRICO ARQUITECTURA

No se puede hablar de una arquitectura prehistórica entendida como disciplina artística, aunque sí funcional. Los primeros "Homo sapiens" se refugiaron en aquellos lugares que le proporcionaba la naturaleza. Éstos podían ser hendiduras en las rocas y  cavernas, o cuevas al pie de la montaña o incluso en lo alto de las mismas. Más tarde comenzaría a fabricar tiendas con pieles de animales que cazaba o con fibras vegetales de los árboles de los alrededores que aprendió a tejer, cuando no combinando ambos materiales.

Es recién a fines del neolítico y principios de la edad de bronce que aparecen las primeras construcciones  en piedra denominadas megalíticas, principalmente entre los pueblos del mediterráneo y los de la costa atlántica. Sin embargo, estas colosales apariciones cumplían con las funciones de templo o cámaras de sepultura, no eran viviendas, por lo que su aparición no mejoró la situación habitacional. Por el peso de estas piedras, algunas de más de tres toneladas, se supone que no podrían haberse trasladado sin conocimiento de la palanca.

Existen tres tipos de formaciones megalíticas: las galerías cubiertas o dólmenes, especie de corredor que permite el acceso a una tumba; los menhires, que son piedras gigantes clavadas verticalmente en hilera; y los cronlech, que son menhires dispuestos en círculo. Las construcciones megalíticas más famosas son las de "Stonehenge", en Salisbury, Inglaterra; las de la isla de Malta, y las de Carnac, en Francia. Todos poseen una función ritual ya que no fueron habitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada